Mito: ¿Es el desayuno la comida más importante del día?

el desayuno la comida más importante del día

El desayuno la comida más importante del día

Desde que somos pequeños, nos han repetido constantemente que el desayuno es la comida más importante del día

Frases como “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo” las llevamos escuchando durante décadas.

Pero, ¿es realmente cierto? 

¿Es tan malo saltarse el desayuno como nos lo pintan?

En este artículo, exploraremos si el desayuno realmente merece el título de la comida más importante del día o si por el contrario, se trata de un mito. También analizaremos cómo determinar si necesitas desayunar o no, así como qué tipo de desayuno puede ser más interesante para mantener una buena salud.

¿Quién dice que el desayuno es la comida más importante del día?

Antes de contestar a la gran pregunta, es importante entender su contexto histórico y su relación con la evolución humana.

Durante millones de años de evolución, los seres humanos no seguían un patrón de desayuno como lo conocemos hoy en día.

Por ejemplo, en la época romana, era común hacer una sola comida al día, y en la Edad Media, comer antes de la primera misa de la mañana se consideraba un pecado.

¿Y cuándo comenzó la práctica del desayuno tal como la conocemos ahora?

Tenemos constancia de que durante la Revolución Industrial, es cuando los trabajadores empiezan a hacer una comida a primera hora antes de iniciar largas jornadas en las fábricas. 

Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, debido a algunas cosechas con excedentes de cereales, empresas como Kellogg ‘s comenzaron a promover el desayuno como la comida más importante del día.

Desde entonces, el mito del desayuno como la comida más importante día día ha ganado cada vez más relevancia en la sociedad hasta como lo conocemos hoy en día.

Si nos adentramos en el origen de la palabra «desayuno», podemos descomponerla en «des-» y «-ayuno», lo que significa romper el ayuno

Entonces, ¿es necesario romper el ayuno inmediatamente después de despertarse, o se puede hacer en cualquier momento?

porque el desayuno es la comida más importante del día mito

¿Por qué el desayuno es la comida más importante del día?

La mayoría de los beneficios atribuidos al desayuno se basan principalmente en estudios observacionales, los cuales no pueden establecer una relación de causa y efecto.

Por ejemplo, este estudio encontró que las personas que desayunan los siete días de la semana tienen un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes o hipertensión arterial, entre otras.

Sin embargo, es importante destacar que estos estudios solo pueden sugerir que las personas que desayunan tienen más probabilidades de tener un riesgo reducido de las enfermedades mencionadas anteriormente. No pueden demostrar que el desayuno sea la causa de esta reducción de riesgo.

En este tipo de estudios observacionales, lo único que se analiza es la diferencia entre personas que desayunan y las que no lo hacen

Generalmente, las personas que se preocupan por su salud tienden a seguir las recomendaciones generales de salud, como desayunar, comer frutas y verduras o hacer ejercicio regularmente. Por otro lado, las personas que no desayunan suelen tener hábitos menos saludables, como fumar, ser sedentarias o saltarse comidas.

Por esta razón, los marcadores de salud suelen ser mejores en el grupo que desayuna, no porque el desayuno mejore esos marcadores, sino porque las personas que cuidan su salud suelen desayunar.

No obstante, si te paras a observar una evidencia científica más sólida como este estudio, este en niños, este metaanálisis  o incluso este otro, sugieren que saltarse el desayuno puede ayudar en la pérdida de peso y contradice el mito de que no desayunar conduce a la obesidad al provocar supercompensaciones en las comidas posteriores del día. 

Además, el ayuno intermitente, que generalmente implica saltarse el desayuno, ha demostrado reducir indicadores de inflamación (estudio), mejorar el perfil lipídico (estudio) o aumentar la sensibilidad a la insulina (estudio).

Es importante destacar que el hecho de que no desayunar o practicar el ayuno intermitente pueda tener beneficios para la salud no significa que desayunar sea perjudicial. Simplemente quería mostrar que si no te apetece desayunar, no tienes por qué preocuparte; de hecho, podrías obtener beneficios adicionales.

Entonces, ¿es importante desayunar?

Como hemos visto anteriormente, ni desayunar es imprescindible ni saltarse el desayuno es la panacea.

¿Mi recomendación?

Prueba las dos opciones y ve que te funciona mejor a ti.

Debemos tener en cuenta que todos somos diferentes y que la decisión de desayunar o no puede variar según tu situación personal.

Por ejemplo, ¿comes mucho en la cena o apenas cenas?

¿Cenas muy tarde o temprano?

¿Tu trabajo por la mañana es sedentario o muy físico? ¿Puedes parar a desayunar en el trabajo o te resulta imposible?

¿Desayunas por costumbre o realmente tienes hambre por la mañana?

¿Cómo te sienta desayunar? ¿Y no hacerlo?

Incluso deberías cuestionarte si realmente tienes hambre por la mañana o si quizás solo es sed.

Te animo a que te hagas estas preguntas y pruebes diferentes enfoques. A menudo, hacemos muchas cosas por inercia, y detenerte, probar y reflexionar te ayudará a entender mejor tus necesidades.

También puedes desarrollar una conexión más profunda con tu cuerpo y aprender a desayunar algunos días y a no hacerlo otros, según tus sensaciones y tu hambre, en lugar de hacerlo “porque es lo que toca”.

Tal vez, simplemente disfrutas de ese momento de tomarte tu tostada con café por la mañana, y eso también está bien. Como mencionamos anteriormente, cada persona es única y tiene sus propias preferencias.

Y si decides desayunar, la siguiente pregunta es: ¿cómo hacerlo de manera saludable?

¿Qué debe llevar un buen desayuno?

Para muchos, especialmente para niños y adolescentes, el desayuno es la peor comida del día ya que suele estar basado en productos azucarados como cereales, galletas o bollería.

El problema de este tipo de desayunos es que producen un rápido aumento de los niveles de glucosa en sangre, lo que conduce a una sensación de cansancio y aumenta el deseo de comer más poco tiempo después.

Para convertir el desayuno en una comida más saludable aquí tienes 3 consejos sencillos:

1. Desayuna solo si tienes hambre.

Si nunca te has detenido a pensar si realmente tienes hambre o si desayunas por costumbre, te invito a que lo pruebes un día.

Quizá, te das cuenta que a las 7 de la mañana no es hambre pero a las 9:30 sí.

Prueba.

Personalmente, descubrí que lo que siento cuando me despierto realmente es sed. Así que, me tomo dos vasos de agua y, por lo general, espero unas 4-5 horas antes de comer algo.

2. Si añades pan, intenta que sea pan 100% integral.

Nutricionalmente hablando, el pan blanco es un alimento muy pobre. Aporta cero nutrientes y saciedad, pero muchas calorías. En cambio, el integral te aportará más fibra y micronutrientes.

3. Añade siempre que puedas una fuente de proteína en el desayuno como embutido de calidad, atún, salmón ahumado, huevo, yogur o hummus, y una fuente de fruta o verdura como tomate, rúcula, plátano o frutos rojos.

Esta combinación alta en fibra, agua y proteína proporcionará mayor saciedad y reducirá los picoteos entre horas.

Además, añadiendo más proteína y fruta, quizá no tengas que tomarte una tostada como tu antebrazo de grande.

4 ejemplos de desayunos saludables

Aquí tienes 4 ejemplos de desayunos saludables que siguen los consejos que acabamos de ver: 

  1. Tostada de pan 100% integral con jamón serrano, tomate y aceite de oliva.
  2. Tostada de pan 100% integral con queso fresco y salmón ahumado y un bol de fresas.
  3. 2 huevos a la plancha (o en tortilla o revueltos) con un poco de queso y un bol de frutos rojos.
  4. 1-2 yogures proteico/natural con 1-2 piezas de fruta, un puñado de frutos secos y un poco de cacao puro. (Opcional para endulzar: estevia u otro edulcorante).

Si necesitas más recetas de desayunos saludables puedes visitar esta página con un montón de ideas diferentes.

Conclusión: ¿cuál es la comida más importante del día?

Definitivamente el desayuno no es la comida más importante del día.

Desde el punto de vista metabólico, hay evidencia científica suficiente que respalda que el mejor momento para consumir la mayor cantidad de alimentos es a mediodía. Comer cerca de la noche  aumentará la inflamación (estudio) y afectará a la flexibilidad metabólica, lo que resulta en niveles elevados de glucosa, insulina y triglicéridos (estudio).

En mi opinión, la respuesta a la pregunta es “depende”. 

Considero que es una cuestión muy personal, ya que el contexto de cada individuo, como los horarios laborales, las preferencias personales o la dinámica familiar, juega un papel crucial.

Es fundamental que te adaptes a tu contexto y a qué te sienta a ti bien. Además, es importante recordar que la importancia de la hora o la frecuencia de las comidas disminuye si tenemos una alimentación y hábitos saludables.

A menudo nos esforzamos demasiado por seguir al pie de la letra la teoría y olvidamos preguntarnos: ¿esto se ajusta realmente a mi estilo de vida?

Referencias

Li, Z. H., Xu, L., Dai, R., Li, L. J., & Wang, H. J. (2021). Effects of regular breakfast habits on metabolic and cardiovascular diseases: A protocol for systematic review and meta-analysis. Medicine, 100(44), e27629.

Levitsky, D. A., & Pacanowski, C. R. (2013). Effect of skipping breakfast on subsequent energy intake. Physiology & behavior, 119, 9–16. 

Kral, T. V., Whiteford, L. M., Heo, M., & Faith, M. S. (2011). Effects of eating breakfast compared with skipping breakfast on ratings of appetite and intake at subsequent meals in 8- to 10-y-old children. The American journal of clinical nutrition, 93(2), 284–291. 

Bonnet, J. P., Cardel, M. I., Cellini, J., Hu, F. B., & Guasch-Ferré, M. (2020). Breakfast Skipping, Body Composition, and Cardiometabolic Risk: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Trials. Obesity (Silver Spring, Md.), 28(6), 1098–1109. 

Sievert, K., Hussain, S. M., Page, M. J., Wang, Y., Hughes, H. J., Malek, M., & Cicuttini, F. M. (2019). Effect of breakfast on weight and energy intake: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. BMJ (Clinical research ed.), 364, l42. 

Wang, X., Yang, Q., Liao, Q., Li, M., Zhang, P., Santos, H. O., Kord-Varkaneh, H., & Abshirini, M. (2020). Effects of intermittent fasting diets on plasma concentrations of inflammatory biomarkers: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif.), 79-80, 110974. 

Horne, B. D., Muhlestein, J. B., Lappé, D. L., May, H. T., Carlquist, J. F., Galenko, O., Brunisholz, K. D., & Anderson, J. L. (2013). Randomized cross-over trial of short-term water-only fasting: metabolic and cardiovascular consequences. Nutrition, metabolism, and cardiovascular diseases : NMCD, 23(11), 1050–1057. 

Sutton, E. F., Beyl, R., Early, K. S., Cefalu, W. T., Ravussin, E., & Peterson, C. M. (2018). Early Time-Restricted Feeding Improves Insulin Sensitivity, Blood Pressure, and Oxidative Stress Even without Weight Loss in Men with Prediabetes. Cell metabolism, 27(6), 1212–1221.e3. 

Martínez-Lozano, N., Tvarijonaviciute, A., Ríos, R., Barón, I., Scheer, F. A. J. L., & Garaulet, M. (2020). Late Eating Is Associated with Obesity, Inflammatory Markers and Circadian-Related Disturbances in School-Aged Children. Nutrients, 12(9), 2881. 

Bandín, C., Scheer, F. A., Luque, A. J., Ávila-Gandía, V., Zamora, S., Madrid, J. A., Gómez-Abellán, P., & Garaulet, M. (2015). Meal timing affects glucose tolerance, substrate oxidation and circadian-related variables: A randomized, crossover trial. International journal of obesity (2005), 39(5), 828–833.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *